viernes, 11 de abril de 2014

IGNOTUS - LA MANO NEGRA. ADELANTO NUEVO DISCO "A NINGÚN LUGAR". 2014.

LA GENTE DE IGNOTUS NOS DEJA UNA VEZ MÁS ALUCINADOS CON LA PRESENTACIÓN DE SU PRÓXIMO DISCO "A NINGÚN LUGAR",  DESDE HOY MISMO DÍA 11 YA EN LA CALLE. Y NO SÓLO POR SU FRENÉTICO SONIDO O SUS LETRAS SIEMPRE CONTESTATARIAS Y REBELDES, SINO TAMBIÉN PORQUE HAN PRESENTADO SU NUEVO TRABAJO CON UN ADELANTE AL QUE ELLOS MISMOS SE REFIEREN COMO:

"Tercer tema adelanto de lo que será el nuevo disco de IGNOTUS "A NINGÚN LUGAR", que saldrá a la venta el 11 de abril.
Esta canción es nuestro pequeño homenaje a la revista contrahistoria, papeles contra el oficialismo y el pensamiento único. Inspirada en el artículo sobre "la mano negra" en su tercer numero.
Gracias por vuestro trabajo, gracias por ser otra fuente más de inspiración."

video


UN TEMA INSPIRADO, POR TANTO, EN EL MONTAJE DE LA MANO NEGRA DE FINALES DEL SIGLO XIX  QUE, AÚN PERDIDO UN POCO EN EL TIEMPO, BIEN PODRÍA RECORDAR EN MUCHOS ASPECTOS A ALGUNO DE LOS ACONTECIMIENTOS OCURRIDOS EN EL CONTEXTO ACTUAL. ESTA VETERANA ANARKOBANDA DE PUNK SIN CONCESIONES, NACIDA EN UN YA LEJANO 1995, NOS REGALA A NUESTROS OÍDOS UN QUINTO TRABAJO AL QUE ESTAMOS DESEANDO HINCARLE EL DIENTE. DESDE ESTA PUBLICACIÓN HEMOS MOSTRADO EN VARIAS OCASIONES NUESTRA DEBILIDAD HACIA ESTOS GRANDES MÚSICOS Y COMPAÑEROS. LA MÚSICA Y EL PAPEL HAN DEMOSTRADO SER EN EL CONTEXTO ACTUAL MEDIOS ABSOLUTAMENTE FUNDAMENTALES COMO FORMA DE DIFUSIÓN Y TRANSMISIÓN DE IDEAS.

NO SON POCOS Y POCAS LAS PERSONAS Y COLECTIVOS A LOS QUE DEBEMOS AGRADECER EL APOYO, LAS FACILIDADES Y AYUDA QUE NOS HAN BRINDADO A LO LARGO DE NUESTRA TRAYECTORIA QUE, EN BREVE, NOS PERMITIRÁ LANZAR A LA CALLE EL OCTAVO NÚMERO DE LA PUBLICACIÓN. POR ESO NO NOS IMPORTA RECONOCER QUE, A VECES, LAS SIMPLES LETRAS SE QUEDAN PEQUEÑAS... POR TANTO, UN FUERTE ABRAZO A LA GENTE DE IGNOTUS POR ESTE HOMENAJE, QUE TANTO NOS PERSUADE PARA CONTINUAR.

Y, PARA NO SER MENOS, DESDE AQUÍ NUESTRO PEQUEÑO HOMENAJE TAMBIÉN A ESTA GRANDISIMA BANDA Y A TODOS SUS SEGUIDORES. ESA JOYITA A LA QUE, AUNQUE MUCHOS NO LO SEPAN, DEBEN SU NOMBRE LOS IGNOTUS,   EL CORTO HOMÓNIMO DE 1993 DIRIGIDO POR COVADONGA ICAZA Y SERGIO CATA.

video
video

martes, 1 de abril de 2014

REFLEXIONES SOBRE LA VIOLENCIA Y LA MEMORIA.



Resulta complicado iniciar un análisis de las movilizaciones más recientes sin dejarse llevar demasiado por la efusividad o la exasperación, desbordados a veces por acontecimientos, noticias y declaraciones de todo tipo. A pesar de ello, un intento analítico, con pretensiones de ser más útil en un plazo más amplio, exige a menudo una cierta recapacitación y frialdad a la hora de reflexionar sobre ello.

Y de nuevo salen a la palestra viejos debates y nuevas revisiones, que han rondado las movilizaciones obreras y populares durante décadas, sobre conceptos como violencia, organización, manipulación o memoria. Resulta incluso incomodo reconocer que estas discusiones se plantean casi de forma cíclica, como si las conclusiones sacadas en cada momento terminaran por olvidarse para volver a empezar de cero una vez más. Ya en 1908, el filosofo francés Georges Sorel, 1847-1922, especulaba en su obra “Reflexiones sobre la violencia”, sobre la diferencia entre la fuerza, entendida como los medios con que un Estado cuenta para coaccionar, controlar y someter a la legalidad a una sociedad, y la violencia, refiriéndose a los mecanismos que el proletariado tiene para contrarrestar y protegerse de esa “fuerza” burguesa y en última instancia derrotarla. En particular, incluso, Sorel pondría especial relevancia en el concepto de Huelga General, al que consideraba principal medio legítimo de la masa obrera para derrocar a ese régimen burgués, a la que interpretaba, por tanto, como una autentica acción de guerra imposible de desprenderse de lícita violencia proletaria. Después de más de un siglo, Sorel también atino casi de forma profética a la hora de referirse al parlamentarismo, en general, y al socialismo moderado, en particular, como medios para la domesticación de la clase obrera, aliados con la burguesía para el mantenimiento de una paz social protegida por la fuerza y prolongada mediante pequeñas concesiones.

Con lo que sin duda no contaba Sorel era con una de las armas más eficaces que el sistema ha perfeccionado hasta límites insospechados a día de hoy: la retórica. Es decir, la creación de un convincente discurso, amañado y manipulado, en el que un léxico y un enfoque perfectamente premeditado cumple un objetivo explícito: diferenciar, premiar o castigar determinados comportamientos. No es nada nuevo el que dependiendo de su actitud más o menos aceptable, de repente un manifestante, un parado, un estudiante… deja de serlo para convertirse en un violento o un radical. Por eso, se hace indispensable que un análisis ajeno al institucional cree su propio lenguaje y su propia interpretación más allá del impuesto como visible y posible por el poder. Resulta inquietante el calado que el discurso sobre la violencia, impuesto con un claro carácter tendencioso con el fin de señalar y dividir, sea también utilizado o incluso asumido por organizaciones o individuos próximos a las movilizaciones, haciendo un peligroso juego cómplice a las intenciones de quienes quieren que todo siga igual.

RADICAL:  adj. Perteneciente o relativo a la raíz. adj. Partidario de reformas extremas, especialmente en sentido democrático. adj. Fundamental, de raíz. adj. Tajante, intransigente.

Resulta cuanto menos curioso que se reinterprete y se acepte el discurso de la violencia por parte del Estado de una forma tan extremadamente partidista. No se trata en sí mismo de un discurso pacifista sino de la totalización e institucionalización de esa violencia. Es decir, en ningún momento se habla de eliminar la violencia de una sociedad sino de demostrar que esta sólo puede ser utilizada de forma lícita por el propio Estado. Es en definitiva un discurso más relacionado con el sometimiento, la obediencia, el acatamiento y la sumisión que con el entendimiento y el dialogo. 


Las agresiones sufridas por la clase trabajadora desde que comenzó eso que nos han dicho que se llama crisis, las pérdidas de trabajos, de hogares, las condenas masivas a la pobreza, las pretensiones de regular nuestra propia salud, de interferir incluso en nuestros propios cuerpos… alimentadas con sangrantes declaraciones y ofensas, con políticas protectivistas del mercado, la economía y la banca… se han unido a las agresiones directas y físicas de los cuerpos policiales contra prácticamente todo aquello que se mueva, ya fueran ancianos protestando por la estafa inmobiliaria, o pescadores pidiendo pan y trabajo en Galicia, por señalar algunas de las últimas intervenciones. Tan sólo hay que tirar de hemeroteca para ver centenares de personas golpeadas, detenidas arbitrariamente, que han perdido ojos, testículos… No parece esta situación la más adecuada para dar lecciones de moral o ética. Lo ocurrido durante las movilizaciones de las Marchas de la Dignidad en el centro de Madrid, al fin y al cabo, no parece más que una respuesta lógica, un “hasta aquí hemos llegado”, a las prepotentes agresiones a las que la clase obrera se ha visto sometida en los últimos años. Se trata, por tanto, de un efectivo cabreo, de una situación llevada al límite transformada en indignación, pero sobre todo en una concienciación por parte de buena parte de la sociedad de que esto es, ha sido, y será un conflicto de clase. Sin duda, choca que, a diferencia de otros lugares o países donde las movilizaciones más contundentes han sido recibidas con orgullo por el propio pueblo, como una forma de demostrar su unidad y su disposición a no dejarse amedrentar más, el discurso pacificador, más que pacifista, cale no sólo entre los sectores más reformistas, sino también entre la gente que se dice a sí misma estar más cabreada con la situación.


A diferencia del tratamiento distinto que en ocasiones la prensa suele dar a este tipo de noticias según su procedencia progre o conservadora, en éste caso el contubernio mediático alrededor de la noticia ha sido unánime. Este discurso sobre la violencia y los violentos, sobre otro de esos grandes eufemismos utilizados en democracia como es la seguridad, resulta sospechosamente conveniente justo en el momento en el que la elaboración de una nueva ley sobre seguridad ciudadana, una de las más represivas de las últimas décadas, ha sido cuestionada en distintas ocasiones. Por tanto, todo lo ocurrido y su tratamiento, no deja de ser un episodio más en la oleada represiva que el movimiento más comprometido lleva sufriendo desde hace tiempo: detenciones masivas, investigaciones, asaltos a centros sociales, montajes judiciales y policiales… Una represión con carácter preventivo en muchas ocasiones, que necesita sin duda de un clima de alarma que la justifique, labor en la que los medios de comunicación se hacen indispensables. 

A todo ello se une la sorpréndete actitud de los cuerpos policiales tras la apabullante respuesta del pueblo a su enésimo intento de agresión. El hecho de que 1600 esbirros fuertemente armados con material antidisturbio y con plena aceptación de la deshumanización que su uniforme supone, fueran, por decirlo de una manera suave y entendible, derrotados, ha hecho aflorar aflicción y congoja entre quienes asumen con absoluta frialdad golpear a pobres y desdichados. En su situación les resulta comprensible protestar, incluso cortando la calle de forma ilegal, algo para lo que precisamente ellos cobran por impedir a final de mes. La actitud de los últimos días, algo llorica, no parece demasiado digna comparada con la extrema prepotencia y despotismo con la que suelen tratar al ciudadano.

A lo largo del mismo fin de semana, otro acontecimiento, también providencial, una vez más, consiguió dejar las movilizaciones en un segundo plano. El fallecimiento del antiguo presidente del gobierno Adolfo Suarez. Viene a colación precisamente en este texto porque hemos vivido en directo un maravilloso ejercicio de manipulación histórica y periodística. No ya tanto por el hecho de que algunos miles de personas se hayan unido a la élite política, económica y militar de este país en su homenaje, sino porque a diferencia de los cientos de miles de las movilizaciones que se sucedían a la par, éstos sí que parece ser representan a todo el pueblo español de forma masiva. La manipulación histórica cuenta con un ferviente aliado en la falta de memoria de una buen aparte del pueblo. De esta forma, que conveniente, resulta que manifestaciones, movilizaciones obreras, detenidos, presos, torturados, muertos en protestas a manos de la policía… no significaron nada en la conquista de las libertades sino que fue el Sr. Suarez quien, como un papa Noel moderno, nos regaló de buen grado toda nuestra felicidad. La misma persona responsable entre el 69 y el 73 de la manipulación informativa, del silencio de la represión franquista de cara a un lavado interno y externo de la imagen, como Director General de TVE, miembro de Falange durante toda su vida, ocupando su máximo cargo como Ministro del Movimiento, lo que es lo mismo lugarteniente de Franco en Falange,  y que colocó desde el primer momento en su gobierno a todos los elementos reciclados del franquismo que pudo colar. La Transición y los Pactos de la Moncloa, esa ley de punto final encubierta, no trajeron las libertades, sino que introdujeron mejoras en la sociedad para apaciguar las extremas protestas que el pueblo protagonizaba en esos años y que en cualquier momento parecía podían reventar este sistema. Libertades conquistadas, por cierto, en movilizaciones y manifestaciones que hoy se calificarían como violentas y protagonizadas por lo que hoy hipócritamente llamarían radicales, pero claro, eso eran otros tiempos, ¿no?. Alguien debería recordar en algún momento que durante el mandato como presidente del Sr. Suarez murieron más de 50 personas a manos de la policía en manifestaciones y protestas y otras 8 lo hicieron en los calabozos de una comisaria o la celda de  una prisión. O que en su primer año de mandato la policía cargo en casi 800 ocasiones contra manifestantes. Suarez y su cuadrilla de, ahora, nuevos demócratas, de la mano del sanguinario Martín Villa, su mano derecha, gestionaron de forma hábil las cloacas de la lucha contra el movimiento obrero más activo, contra el avance libertario, recordemos el montaje del caso Scala, y la lucha antiterrorista que servirían de base para los posteriores años de felipismo y eso que se conoció como guerra sucia. El último héroe nacional ha muerto, como dijo el periodista derechista, y antiguo redactor del diario franquista Arriba Fernando Ónega.


“Francisco Franco es uno de los grandes hitos de la Historia de España. Gracias a él y a su profunda obra constituyente, nuestro país cuenta hoy con un Estado moderno que no se cierra sobre sí mismo, sino que se proyecta sobre el mañana.
Jamás nadie logró crear las condiciones básicas de partida que Franco, identificado con su pueblo, supo levantar. El paso de los siglos no borrará el eco de su nombre. Con él, logró España ser Una, Grande y Libre. No se puede menospreciar la gigantesca obra de ese español irrepetible al que siempre deberemos homenaje de gratitud, que se llamaba Francisco Franco. Su obra perdurará a través de las generaciones”
                                                                              Adolfo Suárez. 20 de Noviembre de 1.975.


Una tercera España, por aquello de las dos Españas que se decía antiguamente, vivió ese fin de semana pendiente del enésimo partido del siglo entre Real Madrid y Barcelona. La representación de esa gran masa adormecida, despolitizada, pobremente entretenida y cómplice silenciosa. No resulta extraño que aquella famosa frase de A.Einstein sea recordada hoy con tanto ahincó en numerosas ocasiones: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.” A la que nos permitimos añadir otro famoso recordatorio del gran genio y científico: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.”

En definitiva, un fin de semana de lo más entretenido en el que, durante 48 horas, asistimos a un repaso pormenorizado de lo que nos depara el mundo si todo esto sigue igual. Manipulación de la memoria y la historia para delimitar el presente. Manipulación del vocabulario, el análisis y la cotidianidad para encuadrar el pensamiento y la opinión. Manipulación de la información y la realidad para acotar los motivos, los testimonios, las relaciones y, en definitiva, la estructura social. Manipulación de lo posible y lo amoral, del bien y del mal con el fin de promover la resignación, la desesperación y la inmovilidad. En definitiva, la construcción de una gran farsa repetida hasta la saciedad, e impuesta como única posible realidad. Los viejos discurso de la violencia y la radicalidad, de la representatividad y de la nación, frente a los de la solidaridad, la autogestión y la clase. Y sin embargo, nada nuevo de verdad.

martes, 18 de marzo de 2014

JORNADAS PUNK EN EL CSOA LA GATONERA.

ENTRE LOS DÍAS 27 Y 29 DE MARZO SE CELEBRARÁN UNAS INTERESANTISIMAS JORNADAS PUNK EN EL CSOA LA GATONERA, DONDE, ADEMÁS, SE PRESENTARÁ LA PRÓXIMA EDICIÓN DE LIBRO "RATAS DE CIUDAD". ESTE PROYECTO ES UN VIEJO EMPEÑO LLEVADO A CABO POR ALGUNOS DE LOS PARTICIPANTES DE CONTRAHISTORIA Y QUE AÚN NO SE HA PODIDO MATERIALIZAR, PERO QUE EN BREVE, SIN DUDA, PODRÁ VER LA LUZ.






ENTREVISTA A CONTRAHISTORIA EN HALA BEDI IRRATIA.

CON MOTIVO DE LA PRESENTACIÓN DE CONTRAHISTORIA EN BILBAO, DONDE DEBEMOS AGRADECER AL COMITE CULTURAL DE CNT BILBO LA MAGNIFICA OPORTUNIDAD Y ACOGIDA DEL EVENTO, LA RADIO LIBRE DE GASTEIZ, HALA BEDI IRRATIA, HA PUBLICADO UNA ENTREVISTA EN SU PAGINA CUYO ENLACE NOS HAN PROPORCIANADO.

http://halabedi.org/?p=12770

MUCHAS GRACIAS A TODA LA GENTE DE EUZKAL HERRIA POR EL APOYO Y EL INTERES PRESTADO A NUESTRA PUBLICACIÓN.

lunes, 3 de marzo de 2014

CUARENTA AÑOS DE LA EJECUCIÓN DE SALVADOR PUIG ANTICH POR EL RÉGIMEN FRANQUISTA..



Hace ya cuarenta años que el régimen franquista ejecutaba (asesinaba) al anarquista catalán de 25 años Salvador Puig Antich. Acusado de matar a un subinspector de la Brigada Político Social durante un tiroteo, bala cuya procedencia jamás se pudo demostrar y de la que aún hoy se sospecha pudo venir de un disparo cometido por error por otro policía, fue condenado a la pena capital tras un consejo de guerra que lo sentenció a morir el dos de marzo de 1974 bajo el horrible, salvaje y criminal método del garrote vil. 

El proceso, declarado aún hoy materia reservado, estuvo y está rodeado de más sombras y dudas que certezas y ya nadie duda de su intencionalidad política por parte del régimen. Éste convirtio la muerte de Salvador en una forma de escarmiento hacia los grupos resistentes y disidentes en general y una forma de congraciarse con la policía, el ejercito y la extrema derecha que pedían abiertamente mano dura contra los antifranquistas, sobre todo a raíz de la ejecución de Carrero Blanco tres meses antes. El proceso, por tanto, fue una pantomima en la que Salvador ya estaba muerto de antemano a pesar de las suplicas de sus familiares, amigos y gobiernos internacionales de todo tipo.  Horacio Rivero, embajador norteamericano en España, explicaba al secretario de Estado Henry Kissinger de esta forma la condena: “El interés del Gobierno en el orden público y su sensibilidad a las presiones de la extrema derecha, explica la decisión de ejecutar al anarquista catalán Puig Antich. Para tomar esta decisión, el Gobierno se ha mostrado públicamente del lado de la ley y el orden antes que de la moderación de los países extranjeros y los grupos liberales españoles”.

Salvador fue un jovencisimo militante anarquista, activo desde casi su juventud, miembro del Movimiento Ibérico de Liberación, de la revista CIA, Conspiración Internacional Anarquista, y de las Editorial Mayo del 37. Participó en algunos atracos cuyo destino era financiar la causa y ayudar a represaliados y huelguistas.

El enlace   a youtube señalado más adelante forma parte del audiovisual dirigido este año por Luís Danés bajo el título "Memory Keepers", en el que Salvador es recordado y homenajeado por el entrenador de futbol Pep Guardiola y dos de sus hermanas, Carme e Inma.

En el video Guardiola lee en catalán la carta que Salvador envió días antes de su muerte a su hermano Quim, y que traducida dice así:
 
"Querido hermano Quim, la noticia es escueta: condenado a muerte. Han llevado a cabo una venganza irracional. Sería muy difícil exponer mis sentimientos en estos momentos. Asco, asco es lo que siento.
Acepta estas líneas como afirmación de mis sentimientos hacia vosotros. Yo he roto con todo y acepto mis responsabilidades. Sangre que se derramará, pero no inútilmente.
Bueno chiquillo, todo lo que posiblemente podría decirte va dentro de estas líneas y en la tristeza del viento.
Te quiere, Salvador Puig Antich. Salud y anarquía".

Que la memoria de Salvador y todos los resistentes que combatieron el franquismo y por una vida más justa no desaparezca nunca es casi una obligación para con ellos y ellas.

SALVADOR SIEMPRE PRESENTE EN NUESTROS CORAZONES.
SALUD Y ANARQUÍA COMPAÑERO.

 https://www.youtube.com/watch?v=vLGmwctfo7o





miércoles, 26 de febrero de 2014

PRESENTACIÓN DEL ÚLTIMO NÚMERO DE CONTRAHISTORIA EN BILBAO. 28 DE FEBRERO DE 2014. ZIRIKAn. RONDA KALEA 12. 19:30H.


(EXTRAIDO DE LA HAINE, PROYECTO DE DESOBEDIENCIA INFORMATIVA, Y LA PAGINA DE CNT SINDIKATUA WWW.LAHAINE.ORG Y http://www.cnt-sindikatua.org/index.php/es/ )

El ciclo sobre “historia no oficial” programado por CNT continuará el próximo 28 de febrero con la presentación de un nuevo número de la revista “Contrahistoria”.
La charla se realizará a partir de las 19.30 en Zirika (C/Ronda 12, Bilbao) y contará con la participación de los responsables de esta publicación, quienes hablarán de este proyecto y detallarán el contenido del nuevo ejemplar, en el cual incluyen temas como la revolución neolítica o la evolución histórica de las prisiones.
“Desde CNT hemos querido echar luz sobre esta publicación por su interesante trabajo de revisión de la historia desde una óptica libertaria, y nos parece necesario compartir públicamente estas perspectivas”, ha destacado la organización anarcosindicalista. En tal sentido, este sindicato ha recordado la “profusa tradición libertaria en materia de publicaciones de ensayo y pensamiento, repleta de ejemplos loables”.
Del mismo modo, CNT también ha querido resaltar el “esfuerzo hecho por libertarias y libertarios para sacar adelante este tipo de publicaciones, a veces en condiciones muy adversas para su integridad física, e incluso tocando la miseria material con sus dedos en muchas ocasiones”. Ha citado los casos de la revista de difusión de la idea del siglo XIX “o las grandes tiradas de la mítica ‘Estudios’ o la ‘Revista Blanca’ en los años 20 y 30, que hicieron una gran labor en pos de la ciencia y de la cultura en un momento en el que el analfabetismo campaba a sus anchas”.
“Hacia el fin de la dictadura –rememora este sindicato- publicaciones como ‘Ajoblanco’ u “Orto” tomaron el relevo, llenando sus páginas de los nuevos planteamientos propios de la postmodernidad. ‘La lletra A’ o ‘Ekintza Zuzena’ siguieron la estela en los 80 y 90. Ahora, en esta época tecnológica, hay compañeros y compañeras como los de ‘Contrahistoria’ que siguen apostando por la difusión en papel, además del formato digital”.
En opinión de CNT, “es nuestra aportación y responsabilidad seguir difundiendo y dar cabida a estos proyectos que pretenden quitar el velo de la mentira que diariamente proporcionan las pseudotertulias televisivas”. “Entender la historia de ayer es entender la política de hoy”, ha resumido este sindicato, por lo que ha considerado que la presentación prevista para el próximo viernes 28 en Bilbao resultará una excelente oportunidad para “debatir sobre estos proyectos culturales y conocer las experiencias vividas anteriormente”.

DESDE CONTRAHISTORIA AGRADECER A LOS CONVOCANTES LA OPORTUNIDAD DE DAR A CONOCER EL PROYECTO Y MUY ESPECIALMENTE EL APOYO BRINDADO, Y POR SUPUESTO ANIMAR A TOD@S A ACERCAROS EL PRÓXIMO VIERNES.

lunes, 24 de febrero de 2014

ENTRE NEOFASCISTAS, ULTRANACIONALISTAS, NARANJAS Y AZULES. ¿QUÉ SE ESCONDE TRAS LA REVUELTA DE UCRANIA?


Sería imposible desligar hoy cualquier revuelta del descontento generalizado hacia las instituciones, del descredito hacia partidos y políticos  y de la respuesta popular hacia la corrupción y manipulación que inunda estados y países a nivel internacional. Y el caso de Ucrania, en la palestra por los acontecimientos recientes, no podría ser distinto.

Sin embargo, una vez alejados de esas primeras sensaciones de afinidad ante cualquier levantamiento contra gobiernos, recortes, imposiciones y mentiras, conviene reflexionar sobre lo que hay detrás de cada una de ellas, máxime cuando estás se hacen fuertes, resistentes y perduran en el tiempo hasta el punto de hacer tambalearse al propio Estado. Independientemente de donde surjan las protestas, habitualmente sinceras y populares, el hecho es que tradicionalmente en la historia  el que más hábilmente sabe aprovechar la situación o el descontento es quien consigue influir, representar y finalmente dirigir esas demandas, y normalmente en su beneficio propio. Por ejemplo, las ejemplarizantes primaveras árabes finalmente han quedado muy atrás en esa búsqueda de las libertades que parecían suponer, convirtiéndose en títeres del neoliberalismo internacional, léase USA o EU, o en el peor de los casos un retroceso hacia la religiosidad más arcaica y retrograda, como el caso de Egipto. En cualquier caso, un sospechoso interés de apertura no hacia las personas, pero sí hacia el mercado y la economía internacional.

Del mismo modo, el caso ucraniano responde sobre todo a un inmoral conflicto de intereses económicos de carácter internacional, al que nada le importan los muertos, los sublevados o las libertades. Unas protestas, hábilmente reorganizadas y dirigidas por la extrema derecha y los ultranacionalistas, que han encontrado en la situación, pero sobre todo en la propia oposición antigubernamental, un cómplice de su propaganda y su acción.

Recopilemos en un primer momento los orígenes del conflicto antes de ponernos plenamente a comprender a sus protagonistas. La política externa ucraniana, frente a su tradicional dependencia rusa, se había orientado en los últimos años hacia una apertura a Europa, asentándose en buena parte de la sociedad el codicioso y especulativo “bienestar” de la sociedad de consumo. El actual presidente, Víctor Yanukovich, por el Partido de las Regiones, centrista y pro ruso, fue elegido anteriormente en 2004 en unas elecciones manifiestamente fraudulentas, lo que desencadenó la llamada Revolución Naranja pro europea. Sin embargo, obtuvo de nuevo el cargo en las elecciones del 2009. Pronto la decisión de una Ucrania cuya economía se dirigía hacia Europa o Rusia se convertiría en un asunto internacional.

Yanukovich, que acercaría en su segunda elección su postura a la Unión Europea, abortaría su decisión finalmente el pasado 21 de noviembre tras recibir presiones rusas , paralizando el Acuerdo de Libre Comercio suscrito con anterioridad. Este hecho desencadenaría el conflicto al día siguiente, inicialmente protagonizado por universitarios, pero a los que posteriormente se unirían la oposición en bloque, parte de la iglesia ortodoxa y otras organizaciones. Si bien existía en Ucrania una desmoralización de la política generalizada, la protesta convocada ya de forma oficial por la oposición, conseguiría generalizarse. El sector más radical, mantenedores reales de los enfrentamientos y la protesta, han sido consolidados en la calle por unos representantes oficiales que, aún alejándose oficialmente de ellos, se han aprovechado de su presencia.

El creciente autoritarismo de Yanukovich desde su reelección, modificando la constitución del país para acumular mayor poder en su propia persona  y encarcelando a su rival y anterior líder de la oposición Y.Timoshenko, también han alimentado de forma significativa esas protestas. Finalmente, el conflicto, más allá del discurso pro europeo, se ha convertido en una movilización de carácter identitario, en un país ya de por sí dividido entre un Sur y un Este tradicionalmente rusoparlante y un Oeste y Norte más ambicioso y rico pro UE que pretende reivindicar un nacionalismo ucraniano, sobre todo en Kiev, la capital económica y política del país. El hecho de que Rusia sea responsable del mantenimiento del gas en el país, y la amenaza de un bloqueo industrial que pondría en peligro la economía y el comercio ucraniano, junto con el peligro que supone la anulación de la reciente ayuda rusa de 11.000 millones de euros negados con anterioridad por el FMI, han sido lo que ha frenado el viraje hacia la UE de Yanukovich. Sin obviar la importancia que aún mantiene en el país una oligarquía a la que la reconversión industrial necesaria no beneficiaría. El interés de Rusia en la zona radica en proteger el control de la producción y distribución del gas, no olvidemos que los gaseoductos con los que Rusia comercia pasan por Ucrania, además del mantenimiento de la base militar conjunta de Crimea en el puerto de Sebastopol. Por otra parte, la apuesta de Rusia por la creación de una zona de libre comercio, la unión aduanera a la que pertenece junto con Bielorrusia y Kazajistán, pasaría por una ampliación en la que Ucrania sería decisiva para los planes del Kremlin. Mientras, la UE ve en Ucrania un nuevo mercado donde comerciar y los Estados Unidos contemplan la eliminación de un estado intermedio entre Rusia y el brazo armado del capitalismo internacional, la OTAN. El caso ucraniano se ha convertido en un conflicto de intereses visto con lupa por las potencias económicas internacionales que, de forma más o menos sutil, alientan una u otra reforma en el país,  y son, en primera instancia, la causa de la desestabilización de Ucrania y todo lo que está ocurriendo.

 
 Se puede apreciar una cruz celtica nazi y un 14 88 en rojo en el escudo de uno de los manifestantes.

Desde diciembre, como respuesta a la paralización de las negociaciones con la UE, la oposición en bloque ha alentado la creación del llamado Euromaidán, o Éuroplaza, organizado alrededor de la Plaza de la Independencia, desde la que se han protagonizado los episodios de resistencia y enfrentamiento contra el gobierno de Yanukovich. Como hecho simbólico de su rusofobia, el 8 de diciembre, los manifestantes derribarían la estatua de Lenin en Zhitomir, al noroeste del país. Para enfrentarse a las protestas, cada vez más extendidas, el gobierno acudió una vez más a los “Titushki”, organizaciones ilegales de militares, policías, deportistas y criminales, usados para enfrentarse a manifestantes en cualquier contexto que, en los últimos años, han protagonizado numerosos ataques a locales y personas contrarias al gobierno o a miembros de la prensa con el fin de crear pánico y provocar. Estos ataques, junto con la promulgación el 16 de enero de una nueva ley que imponía duras penas contra los manifestantes, generalizarían las protestas que, además, se radicalizarían, organizándose ya permanentemente alrededor de la céntrica plaza de Kiev.

Pronto, la protesta sería hábilmente institucionalizada por los partidos de la oposición en bloque, cuyos principales representantes son Batkivshina, Patria, principal partido de la oposición y agrupación de varios partidos pro europeros, UDAR, Golpe, liderado por el ex boxeador V.Klitschko y apadrinado y financiado por la Unión  Demócrata Cristiana alemána de Angela Merkel y el populista y anticomunista Svodoba, Libertad, quizás el gran beneficiado políticamente del conflicto al representar, también, la oposición a la anquilosada política de los partidos tradicionales.

Svodoba es el nombre que,  en un intento de moderar su imagen, adquirió en 2004 el Partido Social Nacional de Ucrania, fundado en 1991, cuyo nombre original hace referencia de forma evidente al Partido Nacionalsocialista Alemán. Anticomunista visceral, su símbolo, la runa Wolfsangel, sería sustituida por una bandera azul con una mano con tres dedos en alusión al tridente de Volodymyr del escudo de Ucrania. En 1999 constituirían la organización paramilitar “Patriotas de Ucrania”, desarticulada en 2007. Svodoba y su discurso ultranacionalista y antisemita han encontrado sus principales apoyos en Liviv y Ternopil, esta última desde donde se crearon los primeros grupos de autodefensa. También desde 2010 la región de Galitzia y desde 2012 la propia Kiev, llegando a alcanzar un 10% de los votos en las últimas elecciones. Vinculado también a parte de la Iglesia Ortodoxa, forma parte desde 2009 de la Alianza de los Movimientos Nacionales,  junto al Frente Nacional francés de Le Pen, el Partido Nacional Británico, PNB,  el Movimiento Social Republicano de España y otras organizaciones de extrema derecha. Tras el acuerdo con la oposición para participar en las protestas en bloque, se ha convertido en el partido de acogida del voto de protesta, con un mensaje populista que ha aprovechado la corrupción gubernamental. Pero sobre todo, se ha convertido en el bastión de un renacido nacionalismo ucraniano con claros tintes xenófobos y raciales que ha terminado por inundar todo el conflicto a cuenta de su origen anti ruso, a quienes se considera tradicionales ocupantes y represores de las tradiciones y cultura ucraniana.

Manifestantes con el brazalete con la runa símbolo del Partido Nacional Social Ucraniano. Ahora Svodoba.

Por su parte, muchos de los grupos organizados alrededor de la Euromaidan provienen de los Escuadrones de Autodefensa Ucraniana, formación paramilitar formada en 1990 por veteranos de la guerra de Afganistán y entrenados durante años por la propia OTAN en su base de Estonia, participando incluso en recientes conflictos bélicos como el de Osetia del Sur. Vinculados con neonazis ucranianos y alemanes, como  el propio NPD germano, abogan por un nacionalismo ucraniano, antisemita y controlado por el Estado.

Miembros de ellos se han agrupado desde hace dos meses en el llamado Pravy Sektor, Sector de Derechas, que, a pesar de estar también alejados del sector europeísta, incluso de la propia Svodoba, han terminado por convertirse en el autentico motor de la protestas, alentado bajo el lema “Ucrania para los ucranianos”. Entre ellos, ultras de equipos de futbol, neonazis, ultranacionalistas y demás han encontrado la forma de crear una autentica fuerza de choque capaz de dirigir las protestas y de sobrepasar los intentos de control de los partidos mayoritarios. Alrededor del Sector de Derechas se han organizado grupos de extrema derecha como Tridente, Patriotas de Ucrania, Martillo Blanco y las ya mencionadas autodefensas, además de muchos otros ciudadanos sin vinculación con ningún partido pero atraidos por la idea de una revolución nacional. Ese ultranacionalismo ucraniano tiene en Stephan Bandera y otros líderes de la guerrilla nacional surgida en la Segunda Guerra Mundial, el Ejercito Insurgente Ucraniano, sus grandes iconos. Convertidos en símbolos de la lucha contra la invasión rusa, tienen sus primeros antecedentes en la Organización Nacional de Ucrania nacida en 1929 para combatir a polacos y soviéticos y conseguir un estado independiente. Apoyado en los primeros años de guerra por el ejército alemán, Bandera aprovecharía la cruzada nazi antisoviética iniciada en 1941 para proclamar la independencia de Ucrania arrebatada por Alemania a la URSS, algo que no sentaría demasiado bien a los alemanes que lo detendrían. Encarcelado entre el 41 y el 45, sería liberado finalmente por Hitler quien reconocería en los nacionalistas ucranianos unos valiosos aliados constituyendo en 1945 la división de las Waffen SS Galitzien con sus miembros. En las imágenes de las protestas son habituales las fotos de Bandera y la bandera rojinegra horizontal, emblema de su movimiento. En definitiva, Bandera y los nacionalistas ucranianos son los representantes locales de los innumerables totalitarismo surgidos en el periodo de entreguerras en Europa, a veces incluso enfrentados entre sí, pero similares en actitud, cuyos máximos representantes serían el fascismo italiano y el nazismo alemán, pero no únicos, entre los que estarían, por ejmemplo, la creación de la III Civilización Helénica de Metaxas en Grecia, el Estado Nacional Legionario de Horia Sima en Rumanía, el criminal Estado Independiente de Croacia de Pavelic y movimientos nacionalistas como el del propio Bandera, todos ellos aliados en algún momento de la Alemania nazi.


 Miembros de Svodoba con Stephan Bandera a la cabeza.

Senadores derechistas como John McCain y otros, así como líderes de las movilizaciones georgianas y serbias, títeres de Estados Unidos, han apoyado abiertamente a los manifestantes. De hecho, resulta verdaderamente impactante el apoyo manifestado, de forma más o menos explícita, por gobiernos y líderes políticos internacionales hacia los protagonistas de las protestas a pesar de los vínculos evidentes con la extrema derecha y el cáliz violento de las protestas. En esta ocasión, los demócratas defensores de la pacificación y la antiviolencia no han vertido apenas críticas o llamamientos a la moderación, y si lo han hecho han sido más bien encaminadas a criticar la actitud del gobierno. Una vez más, un bochornoso ejemplo de la política internacional imperante para la que lo único importante es la geoestrategia militar y económica por encima de las personas.

Es, por tanto, el conflicto surgido en Ucrania, de un carácter altamente complicado, pues, si bien hubiera podido surgir a través de una autentica movilización popular, e incluso de clase, más allá de europeísmos y rusofilias, no sólo ha demostrado ser manipulado internamente por extremistas y oposición interesada, sino por todo tipo de injerencias internacionales  a las que una decena más o menos de muertos resulta asumible frente a su plan de expansión económica.

Mientras, el denominado Consejo Regional de Ivano-Frankivsk constituidos por manifestantes, al igual que en la región de Ternopil, han prohibido cualquier actividad del Partido de las Regiones gobernante, y también del Partido Comunista Ucraniano, PCU. Éste, a su vez, aun cuando también opositor a Yanokovich, se ha posicionado drásticamente contrario a los partidos pro ucranianos y a todas las movilizaciones de Kiev, a quienes han acusado de filonazis, movilizando a sus bases en Odessa, Stakhanov, Simferopol, Dnipropetrovsk, Louhansk y Zaporizhia, al este del país donde tienen mayores simpatías, para organizar milicias populares con la capacidad de enfrentarse a la amenaza fascista.

 


Banderas rojinegras de la Organizaci\on Nacional de Ucrania durante las protestas.
En resumidas cuentas, una vez más a la hora de tratar cualquier conflicto deberíamos de acostumbrarnos a diferenciar entre esas cada vez más aparentemente realidades diferenciadas que surgen de él. Por un lado todo lo relacionado con la política internacional, las relaciones económicas, la propagación de la noticia a través de los medios de comunicación oficial y toda esa relación de poderes e intereses escrita con mayúsculas y a menudo reinterpretada como versión oficial. Y por otra parte, esa visión de la calle, del día a día en la que el por qué, el cómo, o el quien parece evidenciar, a veces, una realidad más autentica y visceral pero menos mediática. No todos en el conflicto ucraniano son de extrema derecha, ni europeístas o naranjas, ni pro rusos o azules. En buena medida, sin duda, sobre todo en su origen, la movilización de la ciudadanía en general responde a convicciones más sociales que políticas. A rebelarse contra algo que no les gusta, contra la mentira y la resignación, y quizás esa sea la palabra clave a la hora de analizar los conflictos contemporáneos propios del ya más que nuevo siglo XXI: resignación. Parece que ese es el nexo entre determinados levantamientos aparentemente ajenos entre sí, el cansancio y la rebelión contra la resignación. No es nada nuevo la aparición del discurso populista, el aprovechamiento de esas circunstancias de descontento, hoy representadas en buena medida en el llamado “problema de la inmigración” o la seguridad, representados como amenazas de nuestro orden y tradición. Con ellos, el espíritu nacionalista, en su expresión más xenófoba, colonialista, clasista e incluso racial cobra de nuevo especial relevancia a la hora de la aparición de esos totalitarismo que, más allá de reducirlos a simples nazismos o fascismos, contienen un discurso social y político mucho más elaborado y capaz de acceder a una buena parte de las capas sociales actuales. Ucrania viene siendo denunciado desde hace tiempo por colectivos y organizaciones antifascistas, libertarias y revolucionarias como un autentico embrión del renacimiento de una nueva amenaza fascista, ni nazi ni musoliniana, pero sí patriota, racista, xenófoba y totalitaria, representada en buena medida en todos esos nacionalismos polacos, serbios, checos, húngaros y demás cada vez activos incluso en la política oficial, pero desapercibidos a veces por no rodearse de parafernalia fascista tradicional.


El hecho de que lo que ocurre en Ucrania surja directamente de la oposición entre el neocorporativismo liberal occidental y el imperialismo ruso demuestra la confrontación existencial entre bloques económicos, culpables en buena medida de crisis y guerras y que empieza a parecerse demasiado a ese concepto prefabricado históricamente que se llamo Guerra Fría. También demuestra la utilización por parte de la reacción de los momentos de conflicto en beneficio de su propaganda, incluso superando a los representantes oficiales. El hecho es que, por muy lejano que pueda parecernos culturalmente el conflicto, no podemos pasar por encima de ello sin hacer un autentico análisis más allá de imágenes espectaculares y noticias oficiales. Y esa es quizás la labor de los revolucionarios aquí y allí, conseguir que los intereses políticos y la manipulación  informativa no terminen por redirigir y desvirtuar conflictos. En cualquier caso, el desconocimiento, fruto de la desinformación de unos y otros, se hace un obstáculo para conocer el verdadero origen, alcance y repercusión social de las movilizaciones ucranianas, más allá de ultranacionalistas, naranjas pro europeos, azules pro rusos, o liberales capitalistas. Por ello se haría necesario el contacto con organizaciones ucranianas de carácter antiautoriatario que, por ejemplo, en los últimos años han sido visibles en el aspecto antifascista o barrial en varias partes del país, y que desde aquí no hemos conseguido contactar. Y es que, hoy más que nunca se evidencia que nada pasa ya por azar, y que aprender y saber ver entrelineas  las protestas  es fundamental para no permitir redirigir el descontento y la luchas populares hacia intereses externos.

Ucrania se ha convertido en un escaparate de la extrema derecha en Europa y ahora que parece que todo se ha acabado con la orden de detención de Yanokovich, Timoshenko liberada y convertida en heroína del nuevo populismo, y el nacionalismo sentado en el parlamento pidiendo la expulsión de rusos, comunistas y judíos del país habrá que estar muy pendiente de ver que sale de esta caotica situación y que ocurrira cuando el país evidencie el colapso económico al que se dirige desde hace tiempo. 

jueves, 20 de febrero de 2014

LA CREACIÓN DE LA PRISIÓN.

UN PEQUEÑO VIDEO SOBRE EL ORIGEN DE LAS PRISIONES DE MUJERES EN ESPAÑA, UTILIZADA COMO FORMA DE ENCERRAR A AQUELLAS CONSIDERADAS MALAS O PERNICIOSAS PARA LA MORAL CRISTIANA.

GRACIAS A SU AUTORA POR HACERNOSLO LLEGAR.

"PECAR ES UN PLACER Y NO UN DELITO"


video

miércoles, 19 de febrero de 2014

LA RAVACHOLE. CANCIÓN POPULAR ANARQUISTA. 1893.

video

                           
LA RAVACHOLE (FRANCES): Dans la grand'ville de Paris, (bis);Il y a des bourgeois bien nourris, (bis); Il y a les miséreux,; Qui ont le ventre creux :; Ceux-là ont les dents longues,; Vive le son, (bis); Ceux-là ont les dents longues,; Vive le son; D'l'explosion !.
Refrain :
Dansons la Ravachole,; Vive le son, (bis); Dansons la Ravachole,; Vive le son D'l'explosion !; Ah ! ça ira, ça ira, ça ira,; Tous les bourgeois goûteront d'la bombe,; Ah ! ça ira, ça ira, ça ira,; Tous les bourgeois, on les saut'ra...
Il y a les magistrats vendus, (bis); II y a les financiers ventrus, (bis); II y a les argousins,; Mais pour tous ces coquins,; Il y a d'la dynamite,; Vive le son, (bis); II y a d'la dynamite,; Vive le son D'l'explosion !
Il y a les sénateurs gâteux, (bis); II y a les députés véreux, (bis); II y a les généraux,; Assassins et bourreaux,; Bouchers en uniforme,; Vive le son, (bis); Bouchers en uniforme,; Vive le son D'l'explosion !
Il y a les hôtels des richards, (bis); Tandis que les pauvres dèchards, (bis); A demi morts de froid; Et soufflant dans leurs doigts,; Refilent la comète,; Vive le son, (bis); Refilent la comète,; Vive le son D'l'explosion !
Ah ! nom de Dieu, faut en finir, (bis); Assez longtemps geindre et souffrir, (bis); Pas de guerre à moitié,; Plus de lâche pitié !; Mort à la bourgeoisie !; Vive le son, (bis); Mort à la bourgeoisie !; Vive le son D'l'explosion !

LA RAVACHOLE(CASTELLANO): En la gran ciudad de París; En la gran ciudad de París,; Hay burgueses bien alimentados; Hay burgueses bien alimentados; Hay miserables; Con el estómago vacío:; Éstos están hambrientos,; Viva el sonido, viva el sonido,; Éstos están hambrientos,; ¡Viva el sonido De la explosión!
Estribillo
Bailemos la Ravachole,; Viva el sonido, viva el sonido,; Bailemos la Ravachole,; ¡Viva el sonido De la explosión!
Ah, irá bien, irá bien, irá bien,; Todos los burgueses probarán la bomba,; ¡Ah! irá bien, irá bien, irá bien,; A todos burgueses los volaremos... ¡Los volaremos!
Hay magistrados vendidos,; Hay magistrados vendidos,; Hay financieros barrigudos,; Hay financieros barrigudos,; Hay policías.; Pero para todos estos sinvergüenzas; Hay dinamita,; Viva el sonido, viva el sonido,; Hay dinamita,; ¡Viva el sonido De la explosión!
Estribillo
Hay senadores gagás,; Hay senadores gagás,; Hay diputados corruptos,; Hay diputados corruptos,; Hay generales,; Asesinos y verdugos,; Carniceros con uniforme,; Viva el sonido, viva el sonido,; Carniceros con uniforme,; ¡Viva el sonido De la explosión!
Estribillo
Hay hoteles de ricachones,; Hay hoteles de ricachones,; Mientras que los pobres indigentes,; Mientras que los pobres indigentes,; Medio muertos de frío; Y soplándose los dedos,; Duermen a la intemperie,; Viva el sonido, viva el sonido,; Duermen a la intemperie,; ¡Viva el sonido
De la explosión!
Estribillo
¡Ah, me cago en dios, hay que acabar con todo eso!; ¡Ah, me cago en dios, hay que acabar con todo eso!; ¡Demasiado tiempo gimiendo y sufriendo!; ¡Ninguna guerra a medias!; ¡Basta de piedad cobarde!; Muerte a la burguesía,; Viva el sonido, viva el sonido,; Muerte a la burguesía,; ¡Viva el sonido De la explosión!
Estribillo

La canción política  se convertiría en un hecho casi cotidiano en la Francia del siglo XIX. Nacida al menos desde la Revolución de 1789, sería reinterpretada por los anarquistas galos como forma de expresar de forma habitual y natural sus ideas y opiniones, esquivando la censura y la ley, y llegando de forma ágil e informal a todas las capas sociales, incluso aquellas con dificultades  para leer o escribir.

La Ravachole es atribuida al escritor y filósofo anarquista francés Sébastien Faure (1858-1942), y apareció por primera vez en 1894 publicada en el semanario libertario L´Almanach Du Pere Peinard, fundado en 1889 por Emile Pouget. La canción, nacida como homenaje al anarquista Ravachol, se hizo muy popular entre la población, interpretada con sorna por niños y mayores. Musicalmente se canta con los aires de La Camargnole y Ah! Ça ira, antiguas sonatas populares surgidas durante la Revolución Francesa.

La propia figura de Ravachol, denostado por muchos libertarios y reivindicado por otros, y siempre rodeado de cierto mito y leyenda, se convertiría en un icono en sí mismo dentro de la historia popular francesa, llegando a ser utilizada años después como reinventada figura folclórica para asustar a niños cuando se portaban mal, a similitud del hombre del saco, el coco o el sacamantecas.

François Claudios Koëgnistein, más conocido como Ravachol, nacería en 1859 en Saint Chamond, localidad situada al borde de los Alpes franceses y cerca de la frontera con Suiza e Italia. Perteneciente a una familia humilde, que no sólo conoció la pobreza económica sino también cultural, ya de joven trabajó de cartonero, acordeonista en fiestas y bailes y otros pasajeros oficios, que le permitirían conocer las ideas de los obreros más radicales, mientras aprendía a leer y escribir por cuenta propia. Falsificador, contrabandista y, dicen, saqueador de tumbas, pronto comenzaría también a experimentar con otras formas de buscarse la vida harto de la injusta, cruel e improductiva vida laboral a la que se veía abocado para subsistir. En 1891 comenzaría su leyenda al hacerse conocido tras ser acusado del robo y asesinato de un viejo adinerado cuyo botín, 15.000 francos, repartiría entre las familias de otros ladrones detenidos o huidos para evitar su captura. Su imagen sería engrandecida por escritores de la época que, simpatizando con  los ideales libertarios, lo rodearían de un halo heroico y romántico cuyo símbolo sería recogido por los más desfavorecidos como reflejo de la frustración y el resentimiento social hacia la burguesía y el orden en general.

Condenado a cadena perpetua por un chivatazo que le acusó de estar detrás de una explosión en un restaurante sin ninguna aparente conexión política, sería ejecutado en la guillotina tras considerársele culpable de una serie de atentados sin ninguna víctima. Tras los sucesos de 1891 en Fournies, donde 14 personas fueron asesinadas por la policía durante la manifestación del 1 de mayo reivindicando la jornada laboral de 8 horas y la ejecución de dos anarquistas acusados de haber incitado a los disturbios protagonizados en una manifestación el mismo día en Clichy, Ravachol participaría en la colocación de sendos artefactos explosivos en la casa del juez que condenó a los dos libertarios, en la casa de los fiscales del caso y en una comisaria de París. Por estos hechos  sería condenado a la pena capital,  tras pasar un breve periodo en la vieja prisión de La Consergerie, uno de sus últimos “inquilinos” reos, por cierto.

Ravachol, delincuente u antisocial por naturaleza, sería reivindicado por aquellos que más odiaban a las clases opulentas como símbolo, sobre todo por su defensa en vida de la necesidad de evidenciar a burgueses y sus protectores de las condiciones a las que su opulencia condenaba a los más pobres mediante demostraciones extremas y enérgicas contra sus símbolos y sus propias personas. Entre las clases pudientes también supieron exprimir su fama para presentarlo como un sanguinario y terrible criminal que les permitiera, a través de su figura, denostar y desprestigiar al resto de anarquistas y sus organizaciones, intoxicación que contribuiría a la proliferación de la figura del libertario como desalmado y perverso malhechor. Muchos revolucionarios, incluso, acusarían a Ravachol de no ser un auténtico anarquista, sino más bien un delincuente habitual que había enarbolado la bandera libertaria aprovechando la masiva filiación a sus ideales entre las clases más miserables de la Francia de finales del siglo XIX. Bandido, delincuente o anarquista concienciado, Ravachol se convertiría en símbolo del enfrentamiento radical hacia una burguesía que no dudaba en defender sus privilegios a fuerza de pistola, tortura, represión y explotación, dejando de lado un origen y una condición que, a menudo, por caminos distintos, surge de las mismas condiciones sociales que empujan a quien la sufre a enfrentarse a su resignación, miseria e indignación. Ravachol representaría para muchos la sublevación contra un sistema corrupto y poderoso que mata y encarcela a quien se rebela contra él. Representa en buena medida un pronunciamiento contra la frustración, y hoy en día, como imagen casi del clásico antiheroe, continua siendo recordado con simpatía por muchos contestatarios como símbolo de su más profundo símbolo de rebelión y rebeldía, apelando a su icono  como absoluta antítesis de los valores morales y éticos imperantes. Un desafío a la “normalidad” que tantísimas veces se ha querido reivindicar también en figuras casi legendarias de piratas, bandidos, ladrones, quinquis e insurrectos.

La muerte de Ravachol, aprovechando su figura enaltecida por amigos y enemigos, sería también utilizada como forma de escarmiento, provocación e intimidación hacia todos los anarquistas en general, y muy particularmente a los numerosos libertarios que se habían decantado hacía tiempo por la acción más directa contra el poder, sus representantes y sus instituciones, sobre todo los llamados ilegalistas. Sería arrestado por un chivatazo dado por un empleado de un restaurante que aseguraría haber oído de su propia boca durante una conversación, confesar la colocación de un artefacto en otro establecimiento cercano. El mismo día que se celebraba su juicio, otra bomba estallaría en el restaurante donde trabajaba el chivato. El 9 de diciembre de 1883, otro celebre ilegalista, Auguste Vaillant, lanzaría un artefacto en la Cámara de Diputados francesa como venganza por su muerte, hiriendo a 50 personas que asistían a la sesión. Un año después era el propio Vaillant quien sería detenido y ejecutado en la guillotina. Antes de que la cuchilla sesgara su vida, sus últimas palabras fueron “Larga vida a la anarquía, mi muerte será vengada.”

Ravachol pues, es sin duda uno de los grandes “mitos” de la historia libertaria, y aquí la palabra “mito” adquiere todo su significado como sinónimo de leyenda forjada paralela a la realidad. Idolatrado u odiado, son muchos los que se dejan llevar por la imagen espectacular que literatura y el imaginario popular han dado de su figura sin conocer apenas a la verdadera persona.

Por último, y aunque sea casi de soslayo, reivindicar desde aquí ese magnífico y amplio testimonio cultural e histórico que supone la música popular y política, y particularmente la canción anarquista, que cuenta con un grandísimo repertorio ampliamente representado en la España y Francia de finales del siglo XIX y principios del XX. Orígenes también, en el caso particular de La Ravachole y muchas otras, de la llamada Chanson Anarquiste francófona de los años 50, 60 y 70, entre quienes destacarían los franceses Georges Brassens y Leo Ferré o el belga Jacques Brel.

Para saber más de los ilegalistas franceses ver el número 1 de Contrahistoria, donde existe un completo artículo al respecto y que puedes descargar en este mismo blog.